¿La mantis hembra se come al macho?

Desde tiempos inmemoriales, se conocen a los mantidos como seres que se alimentan de su pareja. Concretamente se cree que la mantis hembra se come al macho tras la cópula. Pero… ¿es esta afirmación cierta?

BIOCURIOSIDADES me ha cedido este espacio para arrojar luz a todo este entuerto tan instaurado en la sociedad. En él aplicaré mi experiencia como criador de diferentes especies de mantis, entre las que destancan: Mantis religiosa, Creobroter gemmatus, Miomantis paykulli, Miomantis caffra o la impresionante Hymenopus coronatus, ¡vamos a ello!

El amor pasa por el estómago

Los humanos utilizamos expresiones de amor que hacen alusión al canibalismo cariñoso, y las empleamos más de lo que pensamos:

<<Te voy a comer a besos...>>

<<¡Estás para comerte!>>

 <<¡Te comería todo!>>

Son solo tres ejemplos de que eso de comerse, no tiene que ver solo con mis queridas mantis. Nosotros lo decimos, pero no lo aplicamos de manera literal, ¿por qué? Sinceramente no necesitamos devorar a nuestra pareja para sentir placer o llevar a buen término la fecundación.

Pues bien, si la mantis hembra se come al macho, tampoco obtiene placer sexual extra. La sensación sería similar a comer una presa grande bien cargada de nutrientes.

Comparándolo de nuevo con nosotros, imagina que comerte a tu pareja fuera algo parecido a darte un homenaje o una cena copiosa -sentimientos al margen- con tu pareja. Sí, está bien, lo reconozco ¡pero tampoco es lo máximo en placer a lo que puedes aspirar!

La mantis hembra no obtiene placer sexual devorando al macho.

Entonces, si no obtiene placer, ¿por qué se dice que la mantis hembra se come al macho?

La vida momentos antes de la cópula

Las mantis pasan buena parte de su vida solas. Cimbrean sobre briznas de hierba o ramas. Acechan a presas, que pueden ser prácticamente cualquier bicho viviente. Viviente porque los insectos muertos no se los comen, por eso son muy útiles para la agricultura.

Las mantis solo comen insectos vivos.

Durante la espera de presas que atrapar con sus patas prensoras y echarse a la boca, pueden pasar horas, ¡e incluso días! Las mantis pueden desplazarse, pero, por lo general, prefieren no moverse demasiado. Eso les haría ser visibles para los depredadores, en especial los pájaros y los reptiles.

El apareamiento

Cuando un macho localiza a su pareja, gracias a las feromonas que expulsa ella desde la región abdominal, se acerca cauteloso. Lo hace así para no ser descubierto. La hembra no es tonta, y gracias a sus enormes ojos compuestos, es difícil que el macho la sorprenda. Aún así, como está en celo, permite que éste se aproxime. Ella sigue mientras tanto pensando en cosas de mantis ¿qué cosas son esas? ni idea.

El macho se acerca por la parte posterior y, decidido, vuela hasta ella. Mira, he grabado un vídeo para que lo veas en mi canal, espero que te guste:

Post apareamiento

El apareamiento no lo controla la región cefálica del macho, lo llevan a cabo centros nerviosos de los segmentos finales del abdomen. Por tanto, en el caso de que la hembra se comiera al macho durante la cópula, no pasaría nada. Las gónadas masculinas seguirían en funcionamiento bombeando sacos espermáticos finalizando así la fecundación.

Una vez fecundada la hembra el macho puede hacer dos cosas:

La primera es huir de allí utilizando sus seis patas y poderosas alas. Es la opción que yo elegiría y la más sensata ¿verdad?

La segunda es donar su cuerpo a la causa. Si anda flojo de fuerzas, o despistado y la hembra tiene hambre porque no ha comido durante días, optará por comérselo. ¡Qué lástima, pobre macho! Sí, llevas razón pero de alguna manera, con su sacrificio, nutrirá a la pareja para que salga la prole adelante.

El cuerpo, si la mantis hembra se come al macho, se transformará en huevos que originarán nuevas mantis. Entre ellas eclosionarán, machos con la misma cara que el papá mantido -como no podía ser de otro modo- y,  de alguna manera, éste volverá a la vida.

¿La mantis hembra se come al macho en todas las especies?

¡Por supuesto que no! Hay especies más propensas a comérselo que otras. Depende de la voracidad y del tipo de presas a las que ataquen. Por ejemplo, mantis que prefieren cazar insectos voladores, prefieren no comerse a su pareja; al contrario que las que cazan ortópteros de manera regular.

Conclusiones

Después de toda la exposición, concluyo:

  • La mantis hembra se come al macho solo cuando es estrictamente necesario para sacar adelante la puesta.
  • El grado energético del macho es vital para su huida.
  • No todas las especies son igual de caníbales.

¿Te gustan las mascotas? Te invito a visitar mi blog. ¡Está lleno de curiosidades!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s