Agua de Luna

Desde hace miles de años, el hombre se ha interesado por el conocimiento sobre La Luna. Sus movimientos y fases, su composición, su influencia sobre La Tierra, etc. Realmente, La Luna ejerce importantes efectos sobre La Tierra, tanto a nivel geológico como biológico. En esta entrada analizaremos los últimos estudios publicados hace tan sólo unos días sobre su geología. También comentaremos uno de los hechos mejor estudiados, su influencia sobre las mareas. Para finalizar ¿sabes reconocer a simple vista si está en cuarto creciente o menguante? Te cuento cómo ¡Vamos allá!

 

Origen de La Luna

Para remontarnos a su origen, primero hablamos del origen de nuestro planeta. La Tierra se formó hace unos 4600 millones de años. Por entonces su temperatura era mucho mayor a la actual y además se trasladaba por una órbita ligeramente diferente a la actual. Esta órbita era casi compartida por otro protoplaneta llamado Theia, que fue acumulando masa hasta que su fuerza gravitatoria combinada con la cercanía en órbita a la Tierra facilitó que colisionaran. Esta teoría se conoce como “Teoría del Gran Impacto”.

Se estima que en el momento de la colisión y explosión producida, la bola de fuego generada fue incluso más luminosa que el propio Sol. 20 millones de metros cúbicos de lava se expulsaron a la órbita de la Tierra y al cabo de unos 10 años, este anillo de gases y minerales se fusionó, creando la Luna. Este cataclismo ocasionó la formación de nuestro único satélite natural.

“Sin La Luna, quizás no hubiera sido posible la vida en La Tierra”

Al principio, la Luna se separaba de la Tierra unos 30.000km, lo que suponía que su fuerza gravitatoria sobre la Tierra era 1000 veces mayor que la que hay actualmente que se encuentra a 384.400 km. Esta enorme fuerza producía unas mareas mucho más acusadas que ahora y algunas hipótesis afirman que este hecho fue clave para el destino de La Tierra, en especial para la formación de vida, ya que permitió que la superficie muy caliente se enfriara más rápido por la expansión de las olas y las subidas de mareas. Cabe la posibilidad incluso de que sin la Luna no se hubiera producido vida o ésta, al menos no fuera igual, ya que las mareas influyen en el estilo de vida y la supervivencia de muchas especies, especialmente las marinas.

 

Últimos hallazgos 

El 24 de julio de 2017, Milliken y Li publicaban en la revista Nature Geoscience un artículo sobre los nuevos datos de la composición de La Luna. Este estudio revela que materiales volcánicos que han quedado alojados en cráteres lunares y que provienen del manto de La Luna, están muy enriquecidos en agua, mucho más que el resto de rocas y terreno que componen la superficie lunar.

Teniendo en cuenta que estas rocas provienen de actividad volcánica de la Luna y que por tanto, son indicios de las rocas que componen el interior lunar, esta evidencia nos lleva a sospechar que el interior de La Luna puede contener altas cantidades de agua. Al menos, se baraja el dato de que hay tanto agua como hay en el manto de La Tierra, lo cual apoya la hipótesis de que el origen de La Luna, en realidad está en La Tierra y apoya la Teoría del Gran Impacto como su origen.

 

Luna Marinera

La Luna ejerce un gran poder de atracción sobre la Tierra al igual que viceversa. La fuerza gravitacional de la Tierra permite que La Luna se mantenga en órbita a su alrededor. La Luna presenta un movimiento de rotación sobre su propio eje de unos 27 días y de traslación alrededor de la Tierra de la misma duración, aproximadamente 27 días. Esta concordancia es la clave de que siempre nos muestre la misma cara. Va rotando a la par que trasladándose.

La Luna, a su vez, ejerce una fuerza gravitacional sobre La Tierra y todos sus materiales: continentes, agua y su atmósfera gaseosa. La más perceptible es la fuerza que ejerce sobre el agua, ya que al ser líquida es más maleable y por tanto se deja llevar sin ofrecer tanta resistencia por esta fuerza gravitacional. Aunque podría ser perceptible tanto en mares abiertos como lagos, es mucho más acusada a nivel del mar y por ello percibimos esa subida y bajada de las mareas, pleamar y bajamar respectivamente, acorde con la aproximación o distanciamiento de La Luna.

 

La fuerza gravitatoria de la Luna abomba el agua más cercana a ella produciendo la subida de marea o pleamar, mientras que en los puntos más distantes a ella se produce la marea baja o bajamar. La intensidad de la marea varía según las fases lunares por su posición con respecto al Sol. Fuente: Heliogeatea Blog disponible en: http://heliogeatea.blogspot.co.uk/

Sobre los continentes también existe esta fuerza pero no tienen tanta capacidad de moldearse por lo que no se altera perceptiblemente su posición. En el caso de la atmósfera se elevan y descienden sus capas también hacia La Luna. No hay pruebas fehacientes de que estos movimientos influyan sobre el clima de manera directa pero podrían tener ligera influencia en las subidas y bajadas de presiones atmosféricas y con ello del aumento de precipitaciones.

Como la fuerza gravitacional de la Tierra también es muy fuerte el agua no se aleja libre hacia la Luna, sólo se abomba hacia ella pero esta fuerza terrestre en dirección contraria, la mantiene “pegada” a ella. Lo mismo ocurre con la atmósfera, y no permite que se disperse hacia la Luna. Exactamente igual con los animales y plantas, entre ellos nosotros los humanos, por eso no podemos percibir la fuerza de atracción y no levitamos hacia la Luna, ¡salvo nuestros ojos que se escapan a mirarla!

El Sol también ejerce fuerza gravitatoria sobre La Tierra, permitiendo mantener su órbita de gravitación a su alrededor y con ello, también ejerciendo fuerza sobre las mareas. Aunque la masa del Sol es mucho mayor que el de La Luna, lo cual multiplica mucho su fuerza gravitacional, su distancia a La Tierra también es muy superior, por lo que en términos absolutos, La Luna ejerce mucha más fuerza efectiva en las mareas y es la principal responsable de sus cambios.

Los momentos en que hay más actividad en las mareas es cuando la Luna se encuentra en sus fases llena y nueva. Especialmente en Luna nueva que es cuando está alineada con el Sol y se suman sus fuerzas contra la de La Tierra. Estas situaciones, con Luna llena y Luna nueva, ocasionan las llamadas mareas vivas. Por el contrario cuando La Luna forma un ángulo de 45º con el Sol, durante los cuartos tanto creciente como menguante, las fuerzas de la Luna y del Sol se contrarrestan y están más calmadas las aguas terrestres, las mareas muertas.

 

Luna menguante o luna creciente

Hay una técnica muy sencilla para averiguar a simple vista, sin necesidad de tener un calendario a mano que nos chive, la fase lunar. Obviamente, cuando es Luna nueva no podemos verla y cuando es Luna llena forma un círculo perfecto en el fimamento, además de percibirse la noche mucho más luminosa por su luz reflejada del Sol. La dificultad viene con la menguante y creciente ¿Sabrías decir cuál es cuál?

La regla de la D y la C

Luna en forma de C = luna menguante / Luna en forma de D = luna creciente

Cuando la parte iluminada de La Luna forma una C está en fase menguante o decreciente, cuando forma una D está en fase creciente. Es como si las letras representaran el fenómeno que empieza por la letra inversa, es decir: C=decreciente, D=creciente. Esta regla funciona siempre y cuando te encuentres en el hemisferio norte de la Tierra, cuidado porque en el Sur sería a la inversa, al igual que La Luna llena también se ve en posición inversa con sus zonas más blancas y más grises justo al revés.

Con un simple vistazo al cielo y ver si la Luna forma una letra C o una letra D ya sabrás en qué fase se encuentra.  ¡Miralá a ver cómo está esta noche!

Resultado de imagen de luna hemisferio sur

 

Un documental para finalizar

Si te apetece profundizar más sobre La Luna hay documentales estupendos. Te recomiendo uno que lo puedes ver de manera gratuita en Youtube y que se emitió en uno de los canales, para mi gusto, que emite mejores documentales, el canal Odisea. En este documental se comentan algunas de las especies animales que están más influenciadas por La Luna. Dura aproximadamente 1h. Si no dispones de ese tiempo, te recomiendo que al menos veas los minutos 13′ a 16′ donde explican el fenómeno de mareas y también es interesante el 30′ a 35′ dónde explica el origen de La Luna y el  viaje en la Misión Apolo 11, en 1969 cuándo el hombre pisó por primera vez la Luna. Las muestras que recogieron permitieron esclarecer mucho sobre sus misterios  ¡Disfrútalo!

 

Bibliografía e imágenes

Documental “El Poder de La Luna“. Odisea. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=D_15llSUm6Q

Brown University (2017). Moon has a water-rich interior. ScienceDaily. Disponible en: https://www.sciencedaily.com/releases/2017/07/170724114125.htm

Ralph E. Milliken, Shuai Li. Remote detection of widespread indigenous water in lunar pyroclastic depositsNature Geoscience, 2017; DOI: 10.1038/ngeo2993

Imágen de la entrada realizada por Julián Martínez, autor del blog MagicEarth disponible en http://www.magicearth.es

Geoenciclopedia disponible en: http://www.geoenciclopedia.com/fases-de-la-luna/

Heliogeatea Blog, disponible en: http://heliogeatea.blogspot.co.uk/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s